lunes, 8 de enero de 2007

El Habitáculo de la Tortuga y sus cuidados

Los ejemplares jóvenes de tortugas acuáticas, pueden mantenerse en un acuario con un nivel de agua entre 15 y 20cm. Deberán colocarse troncos que sobresalgan del agua, y sobre los cuales las tortuguitas puedan encaramarse cuando lo deseen. Para la mayoría de estas especies, la temperatura ideal a mantener, se por medios artificiales (focos) o naturales (sol), es de unos 25ºC. Nunca el acuario debe cerrarse por completo, porque puede rápidamente convertirse en un horno y las tortugas son mucho más sensibles a las temperaturas altas que a las bajas.
Las tortugas ensucian el agua bastante más que los peces, y los restos de comida tienden a descomponerse con rapidez por lo que cualquier sistema de filtraje es inútil. La solución es cambiar semanalmente el agua y en verano probablemente a diario.
El agua a utilizar debe ser simplemente de la llave pero desclorada. No es bueno utilizar agua destilada.
Las tortugas pueden llegar a convivir con algunos peces, en general algunos cíclidos medianos son los adecuados, pero no es bueno hacer demasiados experimentos con este tipo de convivencia.
Son esencialmente carnívoras y se alimentan de peces, crustáceos, caracoles, etc. también de vez en cuando mascarán alguna planta dentro del acuario.
Las especies tropicales están activas durante todo el año, y se alimentan bien, siempre y cuando la temperatura no baje. Las de temperaturas templadas, al contrario, necesitan un periodo de reposo invernal durante el cual no se les ofrecerá alimento.